Sonidos desde lo profundo

0
831
Chancha Vía Circuito / Imagen: super45

Los sonidos errantes de la selva, el repiquetear de las gotas de lluvias sobre las piedras, la humedad de los arroyos, la soledad hiriente, el trino de las aves, los ritos chamánicos, los libros de Carlos Castaneda, los pantanos de los bosques, el nacimiento, la muerte, la naturaleza en todo su esplendor, son algunos de los elementos que atraviesan la música que Chancha Vía Circuito lanzó sobre el público durante su concierto en el festival internacional Eyeife que acaba de finalizar en La Habana.

Chancha, explorador infatigable de los sonidos latinoamericanos, ofreció dos shows en Cuba. En el segundo, en el escenario del Ipanema, dio una clase magistral sobre la fusión de la electrónica con la música latinoamericana de raíz manejando los elementos más experimentales de esta disciplina sonora.

Chancha Vía Circuito en Cuba / Foto: ZafraMedia

El músico argentino repasó algunos de los temas de su repertorio de batalla, armado por los discos Semillas, Rodante, Río Arriba, y Amansara, y le permitió al público descubrir parajes que no conocían en medio de un ambiente que trazaba caminos entre las vertientes más desoladas de la electrónica hasta sus elementos más bailables. Ahí, dentro de esa mole de sonido que abría las puertas de la percepción hacia lo desconocido, Chancha fue el amo de la noche ofreciendo una experiencia sonora vital en la que el corazón bombeaba desde la cima de esos indescifrables  paisajes que se fueron  dibujando uno a uno en la mente como una verdadera revelación.

No en vano este argentino de 36 años, oriundo de Buenos Aires, es reconocido por sus habilidades para hilvanar enigmáticos paisajes que escapan del vértigo de las metrópolis. Los remixes de Chancha sobre temas del repertorio latinoamericano y de otros de la banda sonora de la electrónica y de las discotecas de medio mundo, atacaron desde el fondo de una noche en la que se rompieron todas las fronteras  y fuimos parte de ese viaje hacia lo profundo de las raíces latinoamericanas emprendido por Chancha hace más de una década, ese mismo viaje que inició en una vieja locomotora y que hoy lo trajo a Cuba.

La experiencia de este dj y productor bonaerense en Cuba fue muy breve y apenas promovida en la modorra de los  medios locales a los que les cuesta un trabajo ancestral descubrir y divulgar la presencia de artistas de la escena latina que llegan a Cuba, para decirlo de algún modo,  por las vías alejadas del circuito oficial, lo que le impide a seguidores de la música de mayor calidad y hechura estar al tanto de lo que se cocina en la escena subterránea de la isla.  Chancha sabía que era una jugada peligrosa aterrizar en un país en el que apenas hay noticias de su música,  pero, según me comentó, no podía desdeñar  la posibilidad “de cumplir el sueño de visitar Cuba” y conocer “en vivo”, aunque fuera de pasada, su cultura.

Varios djs y productores cubanos, especialmente los de nueva promoción, enfrascados en nutrirse solamente de las novedades de la escena estadounidense y europea, no comprendieron el aprendizaje que descansaba en el hecho de  presenciar un show como este y no se dieron la oportunidad de escuchar en vivo a un  músico que alcanzó  relieve internacional, porque cada vez ha estado más cerca de su historia, de sus raíces y de los sonidos que conforman su entorno espiritual.

Sin embargo, mientras la mayoría se alejó del escenario, ahí permanecían Djoy de Cuba,  Iván Lejardi y Kike Wolf, entre otros de los veteranos de la electrónica local,  que se identificaron  con los conceptos de experimentación de este músico argentino que partió de La Habana rumbo a Dominicana con la idea de regresar para ofrecer un concierto a lo grande en la Isla.

Esperemos entonces que  en el futuro todos puedan comprender el relieve de la obra de músicos como Chancha y aprovechar la oportunidad de asistir a una clase magistral de la electrónica.

HAGA UN COMENTARIO

Por favor entre su comentario!
Por favor entre su nombre