Gibara del cine, la música y otras placenteras artes

0
135

El Festival Internacional de Cine de Gibara (FIC Gibara) trasladó sus jornadas de la primavera al verano. Esta XIV edición transcurrirá durante la primera semana del mes de julio, y sus organizadores prometen un evento que sacuda la habitual pasividad del poblado de pescadores que lo acoge en el oriente cubano.

Obras procedentes de Europa, África y América Latina son evaluadas actualmente por el comité de selección para incluirlas en la competencia y las proyecciones. Ahora se retoma el concurso de Animación y videoarte. Además, el certamen de guiones inéditos se realizará fuera de la sección Cine en construcción, en la cual se premia con dinero para obras en proceso.

La música será protagonista en la fiesta audiovisual. Silvio Rodríguez inaugurará FIC Gibara con un gran concierto en la Plaza Da Silva. Según la web del festival, durante esa semana también estarán en la llamada Villa Blanca, las bandas de Kelvis Ochoa, David Torrens, David Blanco, Pancho Céspedes y Nube Roja, así como otros intérpretes que integrarán un programa con espacio para la música alternativa, la canción, el pop, el jazz y la música electrónica.

Será homenajeada la obra del director argentino Eliseo Subiela (1940-2016), considerado por algunos un cineasta de culto, con la proyección de la copia restaurada de la célebre película El lado oscuro del corazón (1992), una de las seleccionadas por la asociación de Directores Argentinos Cinematográficos para ser remozadas en formato digital 4K como parte de un plan nacional.

De la nómina del filme se espera la visita del músico y productor argentino Osvaldo Montes, responsable de esa y otras bandas sonoras de las cintas de Subiela. El compositor ofrecerá un concierto y participará en un panel dedicado a la música en los audiovisuales.

Entre las actividades colaterales se anuncia el primer Encuentro de Arte Culinario “Saborear a Gibara”, para mostrar tradiciones de la cocina local en un certamen que durante la edición anterior tuvo gran convocatoria internacional, y reunió en Holguín a notables artistas como Benicio del Toro, Victoria Abril e Imanol Arias.

El programa colateral también lo integran talleres, conferencias magistrales, degustaciones, presentaciones de películas donde la comida es importante en la dramaturgia, muestras de artes visuales, así como la presentación de productos gourmets cubanos y gibareños, y showcookings de chefs expertos.

Las artes visuales estarán presentes con la exposición del pintor Cosme Proenza y la muestra fotográfica, en el cine Jiba, sobre la vida y obra de Humberto Solás (1941-2008), a diez años de la muerte de ese maestro del cine latinoamericano.

Solás fundó el evento con el nombre de Festival Internacional del Cine Pobre para promover una franja de la producción audiovisual no “carente de ideas o de calidad artística”, sino realizada con “restringida economía”, según afirmó en un manifiesto. Para el creador de Lucía (1968) y El siglo de las luces (1992) el creciente abaratamiento de los equipos esenciales para filmar permitiría que proliferaran, a contrapelo de la gran industria, los “estilos, legados y propósitos de un arte que no será patrimonio de un solo país ni de una sola e impositiva concepción del mundo”.

Desde 2017 el festival tiene la denominación actual. Según ha dicho el actor Jorge Perugorría, presidente del evento, “sigue inspirándose en los principios de Humberto Solás. De hecho, en la sección Cine en construcción se otorgará el premio que lleva su nombre a la obra que más honre el Manifiesto del Cine Pobre. Aunque el presupuesto no determine la aceptación de las películas, continuaremos incentivando el cine de autor”.

HAGA UN COMENTARIO

Por favor entre su comentario!
Por favor entre su nombre