Haydée Milanés: música deluxe

0
193
Haydée junto a su padre Pablo Milanés / Foto: cancioneros.com

En 2004, después de probarse en escenarios cubanos y foráneos, una joven Haydée Milanés debutaba en la discografía cubana con Haydée (EMI México), y se revelaba como una intérprete de hermosísima voz y gran sensibilidad. La música de su padre, quizás la primera a la que tuvo acceso siendo aún muy pequeña, fue su más temprana influencia. Luego vendrían otras; Elis Regina, la más poderosa de ellas.

Los últimos tres años de su carrera han sido, cuando menos, extraordinarios. En el 2014 publicó Palabras (Bis Music), donde se volvió filin con las composiciones de Marta Valdés y obtuvo un éxito inmenso. En 2015 ganó un Premio Lucas al Mejor Videoclip del Año por “Canción fácil”, de ese mismo álbum, dirigido por el prestigioso cineasta Fernando Pérez. En 2016 salió a la luz Amor (Casete), un esperadísimo disco donde canta a dúo con su padre once temas emblemáticos del trovador que escogiera ella misma, y del que Pablo dijera en una entrevista a La Razón de México: “a estas alturas de mi vida, el poder compartir el escenario con mi hija me llena de felicidad y realmente ha sido una experiencia preciosa”.

Y casi al terminar el 2017, Haydée trabaja en la edición deluxe de Amor. Sobre los procesos de grabación y lanzamiento de los temas, además de otros aspectos de su carrera, conversó con Zafra Media vía email.

“La idea del disco Amor andaba en mi cabeza hace tiempo, creo que siempre supe que algún día grabaría las canciones de mi padre. Era un sueño, pero sentía que tenía que ganármelo. La selección de los temas fue muy difícil, imagínate, entre tantas canciones buenas y queridas, no es fácil escoger.

“El disco Amor Deluxe está en proceso de grabación aún, ya han salido dos sencillos, uno con Julieta Venegas y otro con Omara Portuondo, me siento agradecida por la colaboración de estas grandes artistas a las que admiro profundamente. Y se siguen sumando otros grandes, que quiero que sean sorpresa.

¿Qué ocurrirá hoy con Amor Deluxe?

Hoy está saliendo un nuevo sencillo de Amor Deluxe esta vez a dúo con Lila Downs, una de las artistas mexicanas que más admiro, con una fuerza increíble, tanto en su voz como en su personalidad. Esta mujer es un gran ejemplo a seguir.

Lila Downs y Haydée Milanés / Cortesía de la artista
Lila Downs y Haydée Milanés / Cortesía de la artista

Cuéntanos qué andas buscando, qué estética o sonido persigues y cómo definirías tu camino como músico e intérprete.

En el disco Amor buscaba sobre todo una sonoridad transparente, basada en la guitarra, instrumento que siento totalmente emparentado con la obra de mi padre. Trato de buscar dentro de mí lo más puro, algo único que yo puedo entregar; eso lleva un trabajo constante con uno mismo. Busco el sentimiento, ya que más allá de la afinación o la técnica vocal, el sentimiento es el escalón más alto al que un intérprete puede llegar.

En una entrevista confesaste que en algún momento te habías rebelado contra la música de tu padre, y quiero preguntar entonces dos cosas: ¿qué te llevo a esa rebelión? y ¿fue el disco Amor el fin de esa rebelión?

Nunca me rebelé contra la música de mi padre, me rebelé contra el hecho de que me reconocieran como “la hija de” y no por méritos propios. En mis comienzos fui muy rebelde en ese sentido, queriendo hacer un camino propio, queriendo forjar un estilo y un espacio propio en la música. Creo que con el tiempo y mucho esfuerzo, lo he logrado. También con la madurez y el aprendizaje, comencé a asumir mi apellido con orgullo y sin pudor, más bien disfrutando cada vez el hecho de ser la hija de mi padre, y encantada de que me digan: ¿tú eres la hija de Pablito Milanés? Ahora digo: sí, soy su hija, y lo digo feliz, sin pena ninguna. De él he aprendido casi todo lo que sé de la música y el canto, y sus canciones me formaron tanto musical, como espiritualmente. Me siento feliz de poder compartir la música con él en este momento de la vida. Ambos lo disfrutamos mucho.

Además de la madurez artística y el desprendimiento de tu carrera, ¿qué ha cambiado en ti como artista desde Haydée hasta Amor?

Yo comencé muy joven, tenía muchos temores e inseguridades, incluso sobre si era la música a lo que debía dedicarme. Ahora no tengo ninguna duda, la música es mi vida y sé que vine a este mundo para hacer música. Quiero seguir disfrutando lo que hago y tengo muchos proyectos en mente para compartir más adelante.

¿Por qué tocas tan poco en La Habana y en Cuba en general?

Para tocar en La Habana generalmente tengo que invertir mucho, y por eso lo hago una vez al año. Estoy esperando hace tiempo por una gira nacional, pero ya han pasado casi diez años, y nada…

¿Cuál ha sido el escenario —me refiero a un país—, en el que mejor te has sentido con tu música y por qué?

Ese escenario es generalmente el del país de uno, lo que pasa es que hay momentos de más y de menos brillo, pero hay afinidad, hay historias compartidas. También a veces uno se lleva sorpresas, y te das cuenta de que se pueden encontrar conexiones y afinidades en lugares aparentemente distantes.

¿Cómo definirías la escena musical cubana hoy y qué le aportas o quisieras aportarle tú?

Creo que siempre están pasando cosas buenas en la escena musical cubana, aunque ya te digo, hay épocas de mucho brillo y épocas de menos. Por supuesto, creo que la cultura es un reflejo de la sociedad, la economía, la política, etc. Creo que es importante volver a las raíces, y eso es lo que trato de hacer. La música cubana es muy rica, como para querer buscar en otras músicas una manera de decir.

¿Un mensaje o intención que querías compartir con tu padre al hacer este disco?

Gracias.

HAGA UN COMENTARIO

Por favor entre su comentario!
Por favor entre su nombre