Contar Cuba a través de una guitarra acústica

1
2499
Jorgito Kamankola / Foto: Con el ruido de otra parte

Una guitarra desde hace varios años le está dando la vuelta al mundo. Ha pasado ya por las manos de músicos de 50 ciudades de 20 países y, sin embargo, hasta el momento, nunca había llegado a Cuba. Cinco trovadores cubanos fueron los primeros en sumarse a este proyecto orientado al intercambio, la confraternización y la creación subordinada solamente a los intereses espirituales y creativos de cada artista.

The Acoustic Guitar Project tiene mucho de ese espíritu colaborativo y medio hippie que no ha abandonado algunos de los circuitos más alternativos de la música creada sin la influencia de la industria. Yaíma Orozco, Óscar Sánchez, Roly Berrío, Jorgito Kamankola y Mauricio Figuerial, son los trovadores que abrieron el camino para que esta celebración alrededor de la guitarra acústica continúe realizándose en el país luego de este año iniciático.

Imagen tomada de YouTube

Cada uno cumplió el requisito de componer un tema durante una semana y, tras grabarlo, dejaron inscrita su firma en la guitarra, como han hecho el resto de los artistas que han sostenido esta iniciativa creada en Nueva York por el productor David Adams.

Tras la grabación, los músicos deben reunirse en un concierto para presentar los temas que luego serán colgados junto a un pequeño video sobre el proceso de creación en la página web del proyecto: theacousticguitarproject.com

Adams conversó desde La Gran Manzana con Zafra Media sobre los orígenes de esta red de intercambio global y el interés que ha mantenido desde hace años por llevarla a Cuba,  para que la isla sea contada, también, a través de una guitarra.

¿En qué consiste el proyecto The Acoustic Guitar Project?

“The Acoustic Guitar Project tiene tres objetivos: inspirar a los músicos a componer más música eliminando sus obstáculos creativos; ofrecer a los músicos una plataforma para compartir sus canciones y la historia que hay tras su creación; y organizar un concierto en directo donde puedan interpretar sus canciones frente a una audiencia. Nosotros pensamos que la música es mágica y es importante ayudar a los artistas a crear”.

¿Cómo fue el surgimiento de este proyecto?

“El proyecto nació en el salón de mi casa. Un amigo mío es un músico increíble, puede escribir una canción en una hora, pero después puede dedicar muchísimas horas a su producción. Esto era así porque tuvo un contrato con una compañía discográfica que no funcionó. Se le quedó en la cabeza, y se pasaba demasiado tiempo pensando en el proceso en lugar de simplemente disfrutar creando. Esa situación es peligrosa para un artista. Yo solo quería que escribiera más canciones, solo él y su guitarra, sin producción. Y así, una noche, le propuse grabarlo en una simple grabadora mientras él estaba pasando el rato en mi apartamento. Terminó una canción casi de inmediato, hicimos eso durante tres semanas seguidas y así es como me di cuenta de que había algo interesante.

“Empecé a darle vueltas a cómo podría ayudar a más músicos y pensé que si todos usaran la misma guitarra, el éxito no podría estar definido por la calidad de un instrumento, y si todo el mundo grabara en la misma grabadora, tampoco estaría determinado por la producción. También añadí el plazo de una semana porque quería estar seguro de que los músicos no lo pensaran demasiado. Tienen que practicar el dejarse llevar. Finalmente, insistí en que todas las grabaciones fueran en directo, de forma que no dependiera de quién tuviese las mejores habilidades de producción. El éxito en este proyecto dependerá solamente de quien tiene la más profunda conexión emocional con su creación”.

¿Por qué decides incluir por primera vez a Cuba?

“Cuba ha sido siempre reconocida por su música increíble y es un lugar donde siempre quise poner en marcha el proyecto. Los artistas de cada ciudad donde se lleva a cabo el proyecto tienen una historia que contar, y yo quería escuchar lo que se contaría en La Habana”.

¿Cómo fue el proceso para realizarlo en La Habana?

“Poner en marcha el proyecto en Cuba era un reto. Yo no hablo español y es complicado enviar los archivos electrónicamente, ¡pero estaba decidido a hacerlo! Me llevó muchos contactos diferentes e intentos comenzar, pero sabía que no descansaría hasta tener la increíble música cubana en la página web”.

¿Qué pasará luego con las obras de los músicos que participen?

“Todas las canciones se publicarán en la página web (theacousticguitarproject.com) y serán compartidas con una audiencia global. Me encantaría ir y entrevistar personalmente a cada uno de ellos. Además, los artistas que participan en el proyecto son parte de una comunidad global de artistas con los que también pueden conectar”.

¿Habrá concierto en Cuba con los músicos implicados?

“Por supuesto. En todas las ciudades hay un concierto al final del proyecto, es una de las mejores partes de este. A la audiencia le encanta porque pueden escuchar cómo nació la canción. Ese contexto añade una capa más de humanidad al proyecto”.

1 COMENTARIO

HAGA UN COMENTARIO

Por favor entre su comentario!
Por favor entre su nombre